La Higiene Bucal es Vital en Niños y Adultos

La práctica de la limpieza inicia desde la aparición de los dientes temporales.

noticias gmsp higiene bucalGingivitis, Periodontitis, Caries y Pulpitis, son solo algunas de las enfermedades más comunes que pueden afectar la salud bucal de niños y adultos por igual, si no se implementa el hábito de la higiene bucal desde temprana edad. Así lo describe la Odontóloga Valentina Blanco Uribe, Supervisora de la sede de Sabana Grande del Grupo Médico Santa Paula.  

La higiene bucal consiste en la ejecución de técnicas y herramientas para el cuidado y la limpieza de los dientes. Estas son de suma importancia para ayudar en la prevención y control de enfermedades graves que suelen originarse de forma silenciosa.
Algunos de estos padecimientos atacan la parte periodontal, como por ejemplo la gingivitis, que produce inflamación y sangrado en las encías por los restos de comida alojados entre los dientes, y la periodontitis, una infección que causa un debilitamiento de las fibras internas hasta provocar la caída de los dientes. Esta última se origina por no haber tratado a tiempo una gingivitis.

De igual forma, pueden verse afectados y destruidos los tejidos de los dientes. La caries es la enfermedad más frecuente de este tipo y produce perforaciones en los dientes debido a la adhesión de una placa formada por restos de comida, bacterias, saliva y ácido que suele formarse por los malos hábitos alimenticios, el poco cuidado e higiene bucal. Finalmente, el mal que afecta el interior del diente (nervios y vasos sanguíneos) conocido como la pulpitis puede generarse principalmente por una caries no controlada causando mucho dolor en la persona.

Es necesario educar a los niños sobre la limpieza explicándoles el uso del cepillo de dientes, para que aprendan los movimientos básicos. Posteriormente, incorporar la pasta con flúor, los enjuagues bucales y el hilo dental, elementos indispensables para la higiene bucal del adulto.

Para obtener una correcta limpieza, la odontóloga recomienda seguir los siguientes pasos:

Iniciar con el cepillado de manera ordenada para evitar olvidar alguna superficie dental. Los movimientos que se utilizan para las áreas dentales externas e internas son de tipo barrido, es decir, arrastrando hacia afuera todos los restos de alimentos y placa acumulada. Luego con movimientos circulares se cepillan las zonas oclusales.

Seguidamente se procede a utilizar el hilo dental que sirve para limpiar las zonas interdentales (se debe tener especial cuidado al introducirlo para no lesionar la encía).

Finalmente se debe realizar buches con enjuague bucal durante 30 segundos, sin mezclarlo con agua para evitar que pierda gran parte de su efecto. Este proceso debe cumplirse después de cada comida.

“Gozar de una buena salud bucal mejora la calidad de vida e inclusive aumenta la autoestima de la persona. Es una práctica esencial para niños y adultos que no debe olvidarse con el pasar del tiempo. Asimismo es importante visitar al odontólogo al menos una vez al año para una revisión y así realizar el descarte de enfermedades. Concluye la especialista Valentina Blanco Uribe.